Los encofrados para la fabricación de los cubipods se han diseñado para optimizar su rendimiento siendo éstos de tipo flanera como los empleados en la fabricación de bloques cúbicos, lo cual permite desencofrar verticalmente a las 6 o 8 horas de hormigonar (de una a tres puestas/día).

Los encofrados se fabrican con una ligera conicidad y con las aristas achaflanadas para facilitar el desencofrado de las piezas.

Este tipo de encofrado exige menos espacio y son menos sensibles a los residuos de la obra y las irregularidades del terreno que los encofrados de apertura lateral típicos de las piezas bulky. El encofrado del Cubípod ha sido diseñado para aumentar el rendimiento de fabricación, lo que se traduce en una reducción de costes y necesidades de espacio.